Auditorías energéticas como oportunidad de negocio

El 14 de febrero de 2016 entró en vigor el RD 56/2016 sobre auditorías energéticas. El plazo para que las empresas afectadas tengan realizada la primera auditoría finaliza el 14 de noviembre de 2016.

El decreto comienza señalando la eficiencia energética como un aspecto esencial de la estrategia europea para un crecimiento sostenible en el horizonte 2020, y como una de las formas más rentables para reforzar la seguridad del abastecimiento energético y para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Más adelante, se determina que la finalidad del decreto es la promoción de un conjunto de actuaciones a realizar dentro de los procesos de consumo energético que puedan contribuir al ahorro y la eficiencia de la energía consumida, así como a optimizar la demanda energética de la instalación.

Independientemente del rechazo inicial que toda normativa impuesta, sea la que sea, provoca en el mundo empresarial, poco se ha insistido, a nuestro juicio, en marcar los aspectos puramente de negocio que pueden asociarse a esta normativa. Nos referimos en concreto a la magnífica oportunidad de reducir costes que puede surgir como resultado del proceso de auditoría. No olvidemos que se persigue la eficiencia y este concepto está indisolublemente unido al concepto de optimización.

Animamos a los empresarios a convertir la necesidad de cumplimiento de esta normativa (otra más) en una oportunidad de mejorar el proceso de negocio en cuanto a la repercusión de los costes energéticos en el producto final de nuestra empresa.